viernes, 12 de abril de 2013

Buscando… Parte I-a


Rock and roll es lo que le hace falta a mi vida…. Mucho rock para sentir que estoy vivo.
Había olvidado mis fuentes de energía del pasado y mis ganas aparecían derrotadas tras mil cosas, de la rutina que destruye. Siento que buscando en las viejas fuentes puedo volver, volver a sentir que estoy vivo.
Las ganas, como dije hace unos días, están ahí. Lo que pasa es que me olvido de las fuentes, de mí, de mi ser interior que está pronto por aflorar cuando lo llame y lo deje salir.
Suena el bajo y la batería y es como resurgir de lo más profundo de ese interior lejano.
Viva el rock and roll que es revolución, revolución. Y revolución siento en mí cuando escucho esa música, esta mi música que conozco desde el lejano tiempo de mi adolescencia.
Sale… sale ese ser que está vivo, aunque dormido, dentro de mí. Y ahí viene más rock and roll. AC DC estás en mi sangre fluyendo como el combustible que necesito para salir a buscar… ¿Buscar? Sí, buscar mi destino, mi lugar en el mundo.
La música tiene ese elemento necesario para sacarme de la derrota, de la destrucción, de la apatía de una vida monótona y derruida.
Busco la fuerza que está en mí para salir a correr y encontrar, en dos pasos, eso que necesito para seguir andando. Eso que necesito se llama fuentes nuevas o viejas de elementos imperiosos para subsistir.  
Con el tiempo olvidé recurrir a mis viejas fuentes de energía vital y por ello es que fueron cayendo mis reservas de energía.
Una guitarra se enciende y mis neuronas se activan, casi como por encanto. La energía fluye de los parlantes a mi piel, de la piel se distribuye por todo mi organismo. Vibro…  rock and roll…
Juego, trabajo, vida, sentimientos, música y más movimiento es de lo que se trata vivir, escribir…  
 Chase… chase” suena en mi cabeza y digo: sigue, sigue… la guitarra deja su sonido escapar y vuela a mis oídos, a mi alma y… se transforma en energía que va cargando mis viejas baterías.
Por fin descubro que siempre estuvo en mí lo que buscaba… Dentro de mí vive esa música que necesito para ser quien soy.
Por media hora vivo y me recargo con lo vital de una música, de una expresión del alma, del cuerpo que, quiere seguir vivo.
Más allá de lo que digan, necesito ser yo o me muero. Y ser yo significa escuchar la música, las diferentes forma musicales que me gustan para no caer en la monotonía de ver el informativo, de ver la televisión y morir cuando se termina la programación.
Ser yo significa seguir escribiendo, seguir escuchando música y seguir trabajando en lo que me gusta, buscar trabajar en lo que me gusta antes de que caiga muerto por un paro cardíaco fulminante.
Buscando las energías para seguir me encontré a mí mismo, a mi ser interior, el que siempre estuvo ahí. Fue tan fácil como encender el audio, como mirar dentro de un espejo de agua, como respirar. Ahora sigo… buscando… pero con nuevas o siempre renovadas fuerzas.
A veces olvido buscar donde realmente debo buscar. Sí… ahí, en mi interior. Y aunque algunos digan lo contrario también encuentro al creador allí, pues vive en nosotros, eso solemos decir. Pero no le damos corte cuando nos habla. Y si la música es el camino, qué importa si es Beethoven, Chopin, Charly García,  Chico Buarque o AC DC.
Y por si quedaban dudas, alguien habló y dijo: “La base de datos ha sido actualizada…” Creo que si entendí bien, eso quiere decir que puedo seguir andando.

Quizás se trate de: "Ser o no ser" como lo escribió William Shakespeare. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...