sábado, 4 de marzo de 2017

Dios lo bendiga hermano

Obra de Hugo Nantes expuesta en San José - Uruguay
Imagen capturada por el autor del blog.

Días atrás, un hombre joven, con problemas psiquiátricos, que oficia de saca coches, o, mal llamado 'cuida coches' agradeció por las monedas recibidas con una suerte de oraciones: "...para todo hace falta plata; todo dinero es una bendición; cualquier moneda ayuda..." Terminó, como lo hace habitualmente, con esta frase: "Dios lo bendiga hermano".
El encuentro con Juan, el saca coches, me llevó a pensar en las ideas que exponía en sus oraciones, en esa suerte de rezo que repite, una y otra vez, esté frente a alguien o solo. Todo hombre necesita trabajar, de una manera u otra para obtener los recursos para su subsistencia. Y entonces, si este hombre con dificultades en el habla, con problemas motrices leves y con un tic pronunciado busca recursos como muchos otros que viven en las calles, los sin techo, ¿cuánto más podrían hacer las personas privadas de libertad y que gocen de relativa buena salud?
Se sumó, para mis cavilaciones, el visionado de una película brasilera sobre la vida de una psiquiatra. El film mostraba la experiencia desarrollada en un centro de salud psiquiátrico brasilero por esta doctora, donde se estimulaba la creatividad, la actividad, se propiciaba el desarrollo de tareas creativas por parte de los pacientes, a quien se los llamaba 'clientes', reservándose el término 'pacientes' para los funcionarios que trataban con ellos. Pues, esta médico consideraba que debían tener mucha paciencia para poder propiciar alternativas en el tratamiento de la salud de los internos, darles oportunidad de ocupar su tiempo libre, de sentirse útiles. Ello contribuyó, con el tiempo, a crear unas mejores condiciones en la calidad de vida de los internos y su entorno.
Por otra parte, conocí por intermedio de un vecino y medios periodísticos, la experiencia desarrollada por un gobernante de EE. UU. quien llevaba adelante una cárcel modelo, donde los internos trabajan parte del día, reciben buena alimentación y hasta tienen acceso a ciertos canales de televisión por cable. Etas personas ocupan su tiempo libre en parte trabajando -con lo que devuelven parte de los daños materiales causados a la sociedad-, en otros momentos del día hacen actividades recreativas o deportivas y luego el descanso. El resultado parece complacer a todas las partes, al menos más que los sistemas tradicionales.   
Lo hasta aquí expuesto parece lindo... Pero llevarlo a la práctica implica, necesariamente, un cambio de mentalidad. Se necesita otra mirada, el tomar distancia de lo que se está haciendo y observar lo que otros países emprenden, quizás aisladamente. Es decir, no es que se lleven adelante estas experiencias en algún país en todas sus instituciones... ¡No! Se dan casos aislados y conllevan mucha resistencia. Y sí, implica ver al otro como un ser igual, con sus matices; pero igual. Un ser con potencialidad para superarse. Esto lleva a cambiar o modificar paradigmas, pararse de otro modo y llegara una nueva cosmovisión que permita operar los cambios necesarios para crear infraestructuras y condiciones para sostener un plan, educación adecuada a una nueva visión del asunto para la sociedad toda y en particular para las personas que  actuarán directamente en las tareas. Es decir, buscar herramientas para que las personas puedan realmente superarse a sí mismas, y no caer más profundo en los estados de depresión, abandono y empobrecimiento a lo que se llega con los sistemas así concebidos como están. Donde cárceles y psiquiátricos son depósitos y no centros de rehabilitación.
Sé que no es tarea fácil pero, si las personas recluidas o las que viven en situación de calle acceden a más recursos para saltar el casillero en el que están, quizás se escuche con más frecuencia la frase expuesta por Juan: "Dios lo bendiga hermano".
       Visto lo anterior queda pendiente alguna que otra pregunta: ¿Estamos –como sociedad y como individuos- conscientes de estos temas?; ¿Aparecen estas cuestiones expuestas o desarrolladas, o al menos insinuadas, en los grandes medios de comunicación?; ¿Existen propuestas, proyectos, estudios que lleven adelante los representantes del pueblo, de los ciudadanos en las cámaras de diputados o senadores?   
Si aceptamos que algunos datos numéricos, algunas informaciones estadísticas son indicadores de que las cárceles están con más población de la adecuada; si aceptamos que las condiciones en que viven los pacientes psiquiátricos o los clientes del sistema de salud psiquiátrica no son las mejores, como lo denuncian una y otra vez los funcionarios que allí trabajan ¿no será hora de buscar alternativas para mejorar la situación de todos? No ya la de los internos en esos centros, sino de la ciudadanía toda, puesto que la salud de unos implica beneficios para todos. Y si vemos con más amplitud y humildad, lo cierto es que quizás nadie está libre de llegar a esos centros, sean por los motivos que sean.

viernes, 3 de febrero de 2017

El Escaparate Literario

Estimados seguidores, cybernavegantes.... en esta entrada les cuento que este año pueden leer algo sobre mí en El Escaparate Literario
En una entrada del sitio pueden encontrar algo de información sobre mi y mi libro Criados... En la Tierra Roja

captura de pantalla

captura de pantalla



Mis relatos, tus relatos, nuestros relatos...

   Buen día... estimados seguidores de este blog.
   Hoy retomo la actividad en el blog, tras varios días de descanso. Vacaciones de verano que las tomé en todos los sentidos. Pues no sólo descansé de la a actividad laboral con la que obtengo mis recursos para vivir, sino que también, me detuve en la aparición en la red, en mis sitios favoritos y demás... En fin: Descanso... 
   Hoy con muchas ganas vuelvo y quiero dejarles en esta primera entrada del año que se inicia, este 2017, el enlace a un sitio donde puede leerse y publicar textos varios. El sitio se llama "tus relatos" y muchos autores dejamos allí colgados nuestros cuentos y otras cosillas. Los invito a conocerlo y dejar allí también vuestros textos para poder leerlos, conocerlos. 
    
tus relatos (captura de pantalla del sitio)

   Los invito, como siempre, a visitar la Editorial Bubok, donde gentilmente me permiten tener un espacio para promocionar mis libros.  
Bubok Argentina (captura de pantalla)

Agradeciéndoles su visitas y sus comentarios les dejo en esta primera entrada del año en este, mi blog principal. 
Les deseo un buen año 2017 y espero sigamos leyéndonos, pues la lectura siempre es un ida y vuelta.
    

viernes, 30 de diciembre de 2016

Escaparate Literario

Captura de pantalla de Escaparate Literario

En esta entrada dejo enlace para acceder a Escaparate Literario, una iniciativa de Lector Cero para dar visibilidad a escritores independientes.  
Los invito también a conocer la empresa Lector cero, a partir de su página Web 
Me resta agradecer al equipo de Escaparate Literario cuyo trabajo se ve reflejado en el sitio. Por medio de esta entrada deseo hacer llegar mis más sinceros deseos de un muy buen año 2017 para todos y cada una de las personas del equipo y a quienes, en particular, mantuvieron contacto conmigo en este tiempo.   




Captura de pantalla de Escaparate Literario

sábado, 24 de diciembre de 2016

Día 357








Anotación en la bitácora de viaje. Día 357.
"Inicio de la transmisión"
Al cierre de cada ciclo me permito pensar y repasar los pasos del sendero recorrido. Algunas huellas se ven distantes pero quizás es una ilusión, pues 'quizás' todo esté, de un modo u otro, vinculado, relacionado de tal manera que probablemente pase desapercibido.
Los senderos se cruzan en algún punto, visible o no, incluso, corren paralelos por algún espacio−tiempo, y en esa circunstancia se crece, se comparte o no, pero la posibilidad está.
Suelo decir que mis textos, los cuentos, los relatos, los productos de investigación periodística que volqué en libros o archivos sonoros, son ese espacio−tiempo que recorro junto al lector−escucha. Son mis huellas y −creo firmemente− que recorro ese sector del sendero con el otro. Nos miramos, nos escuchamos, en fin, nos comunicamos.  
Este año 2016 tuvo, como otros, altos y bajos. Rescato muchas cosas. Y las que deseo compartir tienen que ver con la posibilidad de publicar. Este año armé dos libros de cuentos. Uno de ellos tuvo un significado muy especial para mí. Fue una suerte de tributo, de recordar a personas queridas. Tomé algunas características de personas y situaciones reales, de circunstancias que dejaron huellas en mí, y con ello fue surgiendo: Criados... En la Tierra Roja. El libro aún no tiene mucha difusión pero, como los otros, irá llegando a la gente. Con un poco más de tiempo en mis vacaciones, espero, empezaré a buscar puntos de difusión y formas. Eso conlleva tiempo de trabajo, imaginación. Y en este tiempo que sigue contaré con el tiempo necesario, lo otro... irá surgiendo.
También fue un logro para este año otro libro de cuentos. En él me sumerjo en una aventura interesante. Quise escribir sobre un mismo tema y ver qué pasaba. El juego culminó con el libro: Serie Túneles. Es un tema que me gusta y lo exploré en esa circunstancia, en esa propuesta, ese desafío de escribir sobre un mismo tema. De algún modo, el otro libro surgió, tiempo después, durante el año, con una iniciativa similar; pero no tanto como un juego, sino como una búsqueda de pensar/ver un tema como el criadazgo. Hacer visible lo que es tan natural que pasa desapercibido.
Pasaron en este ciclo muchas cosas... No voy a enumerarlas, sólo voy a agradecer a cada persona con la que compartí algo en este 2016. Agregaré que con cada una de esas personas busqué "vivir" ese instante, ese espacio pasible de compartir. Esas personas... dejaron sus huellas en mí, y de cada experiencia me nutro y crezco. Gracias a cada uno.
Feliz navidad. 2016 años después de su nacimiento, muchos, seguimos celebrando que nació. Y creemos que su mensaje es de esperanza, valor, voluntad, fe.
A varios años de recibir la navidad en un CTI (Centro de Terapia Intensiva) celebro la vida, las nuevas experiencias, todo lo que comparto día a día, todo lo que aprendo en este viaje.
Pedro Buda
2016

"Fin de la transmisión"  

lunes, 19 de diciembre de 2016

Atardecer de un sábado cualquiera

Dejo unas postales de un atardecer a orillas del Río de La Plata... 
Es bueno volver a capturar imágenes de atardeceres. El valor de las cosas simples, la belleza de las cosas cotidianas, la paz del momento cuando todo termina para recomenzar. 





Es interesante estar en el lugar exacto, en el momento justo, haciendo eso que nos gusta hacer... 


martes, 13 de diciembre de 2016

Puedo contar el cuento...

Estimados amables lectores, hoy quiero compartir algo que escribí hace unos años atrás. No es un cuento, sino una versión de algo que sucedió pero que es narrado casi como un cuento. 
La historia es real, me sucedió a mí, y desde entonces, la vida tuvo un nuevo sabor. Disfruto cada despertar, cada amanecer, cada atardecer, vivo con mayor intensidad. 
Sin más vueltas les dejo este relato...

Imagen realizada por Tega


 Despertar de una larga siesta  
                                                                     31 de diciembre

Una tarde que parecía noche o una noche que no parecía tanto, cómo saberlo cuando estás un tanto dormido y un tanto despierto.
 Primero debo decir que descubrí, me descubrí, acostado en una cama en medio de una gran habitación. No era el único ocupante de la sala. Había otras personas, pero no era un hotel. Era una sala de un hospital o sanatorio. Pronto recordé que estaba o tendría que estar en un sanatorio. Apenas me podía mover, sentía los pies, podía mover los dedos bajo las sábanas. Había luz encendida todo el tiempo, acepté que era de noche.
Una enfermera me observó de lejos y se acercó: hola, estás despierto –dijo. La miré sonriendo y contesté afirmativamente.  Ella se dirigió a la enfermería que estaba enfrente y trajo una gasa, me limpió los labios o me los mojó, no sé bien el objeto de que me pasara la gasa húmeda. Supongo que eran mis primeras gotas de agua. Pues me dejó un vaso y me aclaró: cada tanto te vamos a mojar los labios, pide cuando necesites más. 
Como no sabía bien donde estaba ni la fecha le pregunté a la mujer vestida de blanco. Ella contestó: es miércoles 31. Miércoles 31 de diciembre, y estás en CTI. Al fin despertaste. Quédate tranquilo que tus familiares en un rato más vienen a visitarte. A veces esperan afuera, pero vienen todos los días –me aseguró.
Quise seguir preguntando: ¿desde cuándo estoy aquí?, ¿porqué no recuerdo algunas cosas?, y un largo etc. Pero parece que todo tiene su tiempo y debía esperar. Miré las sábanas blancas y el paso tranquilo de otros enfermeros que pasaban por allí y me dije: esto es como ir al municipio, se requiere mucha paciencia para esperar y ser atendido, para escuchar las explicaciones de los funcionarios o para entender todas las vueltas que dan para hacer un simple trámite, en fin: para cumplir su horario de trabajo y recibir un salario por ello.
Poco a poco se llenaban las sinapsis de preguntas y al mismo tiempo surgían, como a borbotones, imágenes… que no eran las respuestas.  Estas visiones no eran muy coherentes pero allí estaban. Otras cosas que pasaban eran muy elocuentes y muy lógicas. Eran entendibles y por mí notadas, observadas desde mi particular y especial punto de vista, es decir, desde la posición de decúbito dorsal sobre el lecho de la cama frente a una de las entradas del salón, que supe era el Centro de Terapia Intensiva, más conocido como CTI.  Era lo que me explicó la enfermera y no tenía porqué dudar al respecto.
Sentía la garganta como seca, tenía escalofríos, y algunas cosas más. Era claro que aún estaba sin poder controlar mi temperatura corporal, pues de a ratos tenía frío y, súbitamente, sentía calor. Las sábanas estaban casi sueltas y no habían frazadas a la vista.
Recordaba haber tenido un accidente, que había chocado contra una camioneta, pero no estaba claro desde cuándo, cuanto hacía que había ocurrido eso. Lo importante parecía ser que estaba vivo. Cada enfermero que ingresaba a la sala preguntaba si yo era el del accidente en moto del 24 o preguntaba: ¿cómo te hiciste las fracturas? Sentía los dos miembros superiores vendados y algo de dolor, para lo cual me explicaron tenían calmantes y bastaba que les pidiera para que ellos me aplicaran una dosis...
Había despertado, ¿pero cuánto había dormido? Simplemente esperé que las cosas fueran pasando, alguna cara conocida vendría en algún momento. Alguien vendría, mi esposa, alguien… No estaba apurado, pues parecía que todo estaba bajo control, no el mío, pero estaba bajo control.  
Al lado había dos personas más en sendas camas, sobre albas sábanas como las mías. Uno de ellos, que alcanzaba a ver, pues estaba en la cama inmediatamente seguida a la mía, a mi izquierda, tenía la cabeza vendada. Tenía los pies muy pálidos, como fríos, quizás como yo los tenía también, aunque no los veía, a los míos, por estar tapados todo el tiempo.
Esto era interesante, estaba en un CTI como paciente, no como enfermero. Estaba viendo el mundo desde el otro lado del mostrador. Era toda una experiencia que fui investigando, fui razonando dentro de lo que pude. Pues por momentos surgían unas imágenes que eran confusas, extrañas. No parecían tener sentido, parecían películas proyectadas sobre la pared o los techos. Algo andaba mal. Pero no quise preocuparme por eso. Sin embargo, algo de duda se fue colando por el poco foco de razón que me parecía tener en ese momento. Dejé o quise dejar los pensamientos a un lado e intenté cerrar los ojos. Aunque quienes se acercaban decían: “Por fin despertaste”. No sabía qué contestar. Sentía que me despertaba de una larga siesta.
                                                                                                                          Pedro Buda 2010
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...