viernes, 27 de enero de 2023

Una frase, sólo eso...

 



A veces, o casi siempre, la vida rutinaria es una forma de muerte paulatina. Vivir está en hacer algo distinto... Escribir, por ejemplo. Hay un mundo tras la alba pantalla que tenemos en frente, o dentro de la página en blanco. Al sumergirnos en ellas, vivimos...”

(Walter Rotela)


Hoy no comparto mucha cosa, sólo que este sábado 4 de febrero de 2023 subiré el episodio LXXXV de Página en Blanco. Es la cuarta temporada del Pódcast y los invito a escucharlo, a leer sobre el episodio en el blog Página en Blanco

Nos visita la escritora madrileña Sonia de la Fuente Jiménez

Entérate más leyendo el blog Página en Blanco 


jueves, 29 de diciembre de 2022

Palabras bajo la luz. Antologías de cartas.

 

Imagen tomada del muro de Facebook de Nilda Sena

Montevideo, 29 de diciembre de 2022.-


Amigos:

Hoy quiero contarles, estimados amigos, que hace muchos años atrás, cuando recién llegué a estas tierras charrúas, comencé escribiendo cartas que nunca envié. En ellas les contaba mis impresiones sobre lo que veía en las calles, en las veredas que recorría, les contaba de mis sueños, de mis deseos, de mis dolores, de mis ganas de estar con ustedes, de mis deseos de compartir un rato de charla... Y, poco a poco, esas cartas se fueron transformando en los cuentos.

Los cuentos son la forma que tomaron mi deseo de comunicación. Por eso, hoy, en el dia de los amigos, quiero agradecerles porque llegué a escribir, más y más, gracias a esa necesidad de comunicarme con ustedes.

Los amigos también fueron surgiendo en el camino de estas tierras... Y con el tiempo se sumaron algunos que están más allá de estas tierras, viven en lejanos lugares, compartimos nuestros cuentos, nuestras visiones, nuestras lecturas, nuestros sueños. Entonces, la escritura fue el comeinzo de nuevas amistades. La amistad y el extrañarlos fue el comienzo de mi escritura, un ida y vuelta interesante.

Cuando comencé a escribir algunos me llamaron loco. Pues escribia y guardaba. Y guardo en papeles, esas mis impresiones. Persistí y hoy publico en distintos sitios esos cuentos.

A todos ustedes mis amigos, mi gratitud por siempre. Están allí, cuando los necesito, están ahí. Gracias.

Algunas de esas epístolas hoy se publican en los libros: Palabras bajo la luz. Antologías de cartas. Libro I y Libro II. Editorial d. Compilados por Nilda Beatriz Sena. Escritora a quien agradezco la gentileza de invitarme a participar de estos libros.

Walter (Pedro Buda)



---------------------------------



Imagen tomada del muro de Facebook de Nilda Sena




Montevideo, 29 de diciembre de 2022.-


Amigos:

Hoy quiero contarles, estimados amigos, que hace muchos años atrás, cuando recién llegué a estas tierras charrúas, comencé escribiendo cartas que nunca envié. En ellas les contaba mis impresiones sobre lo que veía en las calles, en las veredas que recorría, les contaba de mis sueños, de mis deseos, de mis dolores, de mis ganas de estar con ustedes, de mis deseos de compartir un rato de charla... Y, poco a poco, esas cartas se fueron transformando en los cuentos.

Los cuentos son la forma que tomaron mi deseo de comunicación. Por eso, hoy, en el día de los amigos, quiero agradecerles porque llegué a escribir, más y más, gracias a esa necesidad de comunicarme con ustedes.

Los amigos también fueron surgiendo en el camino de estas tierras... Y con el tiempo se sumaron algunos que están más allá de estas tierras, viven en lejanos lugares, compartimos nuestros cuentos, nuestras visiones, nuestras lecturas, nuestros sueños. Entonces, la escritura fue el comienzo de nuevas amistades. La amistad y el extrañarlos fue el comienzo de mi escritura, un ida y vuelta interesante.

Cuando comencé a escribir algunos me llamaron loco. Pues escribía y guardaba. Y guardo en papeles, esas mis impresiones. Persistí y hoy publico en distintos sitios esos cuentos.

A todos ustedes mis amigos, mi gratitud por siempre. Están allí, cuando los necesito, están ahí. Gracias.

Algunas de esas epístolas hoy se publican en los libros: Palabras bajo la luz. Antologías de cartas. Libro I y Libro II. Editorial d. Compilados por Nilda Beatriz Sena. Escritora a quien agradezco la gentileza de invitarme a participar de estos libros.

Walter (Pedro Buda)




martes, 25 de octubre de 2022

Las huellas del escritor loco (Cuento)

 

Tras 500 años de la llegada de los españoles a América dos hombres se encuentran. Uno es descendiente del líder de Abya Yala1, Moctezuma, y el otro es descendiente de Cortés, un líder de los soldados españoles que salieron a ampliar los horizontes de la tierra por ellos conocida. Todo en su encuentro parece normal y se vuelcan a participar de charlas y conversaciones pertinentes a ese encuentro de culturas que se produjo 5 centurias antes.

El descendiente de uno de aquellos primeros exploradores -al que llaman conquistador – inicia una de las disertaciones, más o menos así: “La imagen dominante que podemos tener de ese siglo XV es el de unas carabelas partiendo con apenas una centuria de hombres - mal armados, acompañados por un par de religiosos, un alfabeto y pocos libros- munidos de hambre de posesiones, algunos caballos y perros y la creencia de que su Dios era el verdadero creador y benefactor. Hombres que salieron a recorrer aquellas aguas extendidas más allá del puerto de Palos, con la firme intención de dejar sus huellas, en playas, más allá de la tierra conocida. Porque casi que no hubo mujeres en las expediciones, y eso jugó, parece, un rol importante en lo que se dio tras la llegada de estos hombres blancos a las tierras que llamaron Indias…” “Y es importante decir: ‘Perdón’ Porque alguna que otra cosa, se dio fuera de lo encomendado…”

El otro descendiente, no lo dice, pero no puede perdonar, sino simplemente aceptar, que los hechos ocurrieron, de la forma más inimaginable para la conciencia actual, pero no para esos tiempos pasados. Y sabe, lo sabe bien, que en los tiempos previos a la conquista, por miles se descabezaban a los enemigos, en honor a los dioses. Sus corazones eran extraídos del cuerpo y regadas las paredes de templos con sus sangre para evitar posibles castigos divinos. Y sabe que hubo encuentros, de hombres y mujeres de ambas culturas, las que fueron forzadas en su mayoría, no consentidas.

Las tertulias pasaron rápidas, de una a otra, pero en el medio se dio otro encuentro, quizás más raro, quizás no habitual y de lo que -los descendientes- no recuerdan cómo entraron. A la audiencia de estos descendientes de líderes, se sumaron otros, que siempre estuvieron allí, esos que eran representados como el Dios sol (Inti, Ra, Tonatiuh; Huitzilopochtli; Helios; Apolo, Febo; Tsohanoai; Amaterasu; Balder; Tañe; Baal; Malina) o como el Dios único, el cristiano, o como el rayo o el dios serpiente Amaru. Y a ese encuentro no fueron invitados estos descendientes, pero sí participaron, aún no consintiéndolo. Y se encontraron, en un mismo espacio-tiempo, con sus ancestros y con aquellas carabelas, con esos aventureros y desposeídos hombres blancos, que nada tenían por perder… Y también estaban, aquellos hombres de pieles descubiertas, algunos -sin embargo- con delicados tejidos sobre sus fornidos cuerpos, otros con pieles y botas de cuero amarrados con trozos de cuerdas de fibras.

Estos seres -los representados como dioses- se comunicaron con estos descendientes de un modo que les fue posible comprender, sin hablar, como que les leyeran sus pensamientos y les contestaran de igual modo -¿sin un medio común de comunicación?- excepto los pensamientos, imágenes. Pero imágenes y pensamientos que sintieron como propios, comunes. Les pareció algo raro casi un tanto antojadizo.

Uno y otro se mostraron sorprendidos, maravillados. El espectáculo ante sí fue, a las claras, increíble. Se respira -pensaron- un aire fresco, aromas de frutas como la chirimoya muy aromática, con sabor dulce ligeramente ácido que recuerda a una mezcla de piña y plátano o al sabor de la pera y también percibieron el olor reconfortante de la vainilla, aunque así también olores desagradables de animales, de sus heces. Los colores ocres de las naves de navegación marítima del siglo XV contrastan con los multicolores de otras naves, o eso parecen, que se deslizan ante sí, sin emitir sonido alguno. Todo sucede muy rápido aunque al mismo tiempo, no hay indicadores del paso del tiempo. No oscurece, no aumenta ni disminuye la luz. Todo parece estable, quieto, inmutable, aunque ante sí, ocurren cientos de movimientos, de un conglomerado variopintos de seres, que cruzan en un sentido y en otro, interactúan entre sí y con ellos, pero parecen ser espectadores sentados en primera fila, observadores y objetos observados, a la misma vez.

Imágenes se despliegan ante sí. Como una suerte de pantalla sin que exista tal. Como los hologramas que representamos hoy. Muestran jinetes corriendo con perros por delante, como cazando humanos de a pie. Hombres degollando a otros, por cientos y arrojando sus cabezas por el borde de una suerte de pirámides, los grandes templos del pasado. Hombres de túnicas, leyendo libros, construyendo edificios, enseñando y aprendiendo.

Letras, signos, rutas, estrellas, calendarios… Surgen centurias de voces y textos, palabras, signos: aguacate/ testículos de árbol; cacahuete; chicle; tiza; tomate/agua gorda; naná naná/ananá; yacaré/sobre el agua sólo la cabeza; kapiÿva/ señor de la hierba (carpincho); (cancha) kancha /recinto, cercado; chakra/granja; (cura)Kuraq/jefe de una comunidad en el Imperio Incaico; (maíz) mahís/ fuente de vida; carpa; chiripa; pisco; mate; pampa; papa; coca; choclo; quinoa; alpaca; canoa; iguana; carey; yuca; hamaca; sabana; huracán; chinchilla; poroto; cholo; taita; colibrí,

Y después, aunque podría ser que lo vieron antes -pues parecía un sueño todo, se mezclaron imágenes, sensaciones, olores, no existía silencio, pero ellos, los dos descendientes, no podían hablar, sólo sentían – vieron largos textos, cifras, números, planetas, estrellas, galaxias, y otras civilizaciones, nunca vistas, pero habían, claramente, otros seres - ninguno existente en esta tierra del siglo XXI, por ellos conocidos.

Vale decir, que los descendientes, tampoco recuerdan como salieron de aquellos encuentros multitudinarios, multiculturales y multiespacio/tiempo. No lo recuerdan, pero sí que participaron, sí que sintieron, vivieron, olieron y hasta degustaron comidas y bebidas, incluso sienten que viajaron más allá de lo que se animan a pensar, porque el sólo pensar, cuesta. Mucho menos poder explicar.

Continuó, entre ellos, esa suerte de comunicación de pensamientos, eso que mantuvieron con esos seres de naves vistosas y silenciosas. Cuando quisieron expresar con sus voces, casi que no pudieron, menos quisieron. Y entre ellos, sólo atinaron a pensar: “¿Fue cierto, vimos lo que vimos?” -dijo el descendiente de Cortés. Y el otro respondió: “Parece que sí, pero nunca podremos contarlo, hacerlo nos llevaría al encierro en un hospital psiquiátrico, ¿No te parece...?” Fue la respuesta del descendiente de Moctezuma. Sí, pero quizás, quizás -pensó el descendiente de Cortés- quizás podamos dejar unas huellas en un escritor loco, que acaso no le importe, o no entienda, los signos, las huellas que deja en el papel o en ese computador que simula la alba sustancia. Quizás ese... Ese escritor... Loco, no sea; pero quizás se haga pasar por tal, para evitar las represalias”.


Pedro Buda

2022

1Abya Yala es el nombre más antiguo actualmente conocido que hace referencia al territorio americano. Literalmente significaría tierra en plena madurez o tierra de sangre vital.

*Este cuento se presentará para el libro del Taller A.L.A.S.  del año 2022, coordinado por Lucy Díaz Tauber. 

jueves, 20 de octubre de 2022

Revista Universo Literario - Cultural

 Estimado lector de este blog, dejo enlace para acceder a la lectura de la revista Universo Literario - Cultural correspondiente al mes de setiembre de 2022.

En dicha revista N° 22 - Setiembre de 2022 se comparte información sobre los eventos vinculados a edición especial por los 31 años de servicio a la Cultura. 


Captura de pantalla del sitio donde leer la revista 



domingo, 2 de octubre de 2022

Clave de la Cultura

 


El pasado viernes 31 de septiembre del corriente año tuve la oportunidad de asistir a una de las actividades de celebración del 31° aniversario del ESPACIO CULTURAL RE-ENCUENTRO CON LA COPLA ESPAÑOLA MOSAICO LITERARIO.


En dicha instancia me fue otorgado, al igual que a otras personas del quehacer cultural, el Reconocimiento Internacional Clave de la Cultura (A la Trayectoria Artística, Literaria, Social y Cultural) Premio creado por la profesora Marina Yaniero Funes.


Mi más sincero agradecimiento a Marina Yaniero y a toda su familia, no sólo por este importante reconocimiento, sino por todo lo que se realizó en dicha ceremonia. Me refiero a los números artísticos que se presentaron (danza y canto) a cargo de la familia que lleva adelante este espacio cultural desde hace más de 30 años.


Cabe destacar que en el Ateneo de Montevideo se realizó este destacado evento y es así porque es en dicho lugar donde, en general, se desarrollan las actividades del Espacio Cultural, antes mencionado. (A el Espacio Cultural se vinculan una revista, encuentros presenciales de artistas, encuentros virtuales de escritores y poetas, presentaciones de actividades de canto y danza y una editorial)


Unas pocas fotos espero sirvan para compartir en formato imagen lo que se vivió la noche del viernes 30 de septiembre de este 2022.


 










 👌





viernes, 30 de septiembre de 2022

Invitación programa: Háblame de tu libro háblame de ti

 

 

El martes 6 de octubre a las 19, 30 horas de España se emite el programa <<Háblame de tu libro háblame de ti>> por Radio Eventos al cual fui invitado por la escritora Sonia de la Fuente Jiménez. 
Los invito a escuchar siguiendo el enlace de Radio Eventos




Con Sonia de la Fuente Jiménez hemos mantenido unas interesantes conversaciones y nos contó para nuestro Podcast Página en Blanco

sobre sus actividad como escritora. Sin embargo hemos conocido más sobre ella en entrevistas que difundimos en varios episodios del Podcast. Nos comentó sobre sus libros y, muy próximamente, nos estará refiriendo también sobre el lanzamiento de un nuevo libro "Mujeres Volcánicas".


Pero el motivo de esta entrada es invitarlos a escuchar el programa <<Háblame de tu libro háblame de ti>> del martes 6 de octubre, 19,30 hora de España (14,30 horas de Uruguay, pues tenemos 5 horas de diferencia en la hora) por Radio Eventos. Presentado por Sonia de la Fuente Jiménez. Y agradecer quisiera a Pepe Román que sabemos está en la Producción mismo, donde también está en la parte musical del programa. Cada martes hay un invitado y conocemos más sobre ellos y sus escritos. 


 


Muchas gracias Sonia por esta oportunidad de dar a conocer mi material escrito en tu programa. 




miércoles, 14 de septiembre de 2022

El asunto del poder

 

Un joven adulto, me dijo hoy: “Tú sí que tienes el poder. Más que Pedro… -refiriéndose a San Pedro, a quién Jesús de Nazaret le entregó las llaves del Reino. Y así me quedé pensando en el asunto del «poder».


Hace años, alguien me preguntó: ¿Qué haces cuando te sientes mal, cuando sientes que no puedes más…? -palabras más, palabras menos, dijo eso. Y mi respuesta – tras pensar un momento fue: “Recordar la primera - y las otras veces – que en el camino de peregrinación a la basílica de la Virgen de Itatí - Corrientes, Argentina - me tropecé, me detuve, y sentí que desfallecía, que casi no podía más… Y, sin embargo, me sobrepuse, me fijé una meta corta – el siguiente hito en la ruta de camino al poblado de destino, y, luego pensé en una meta mayor: “llegar”. Y también, recordar que llegué. Y llegué varias veces, no una, sino varias veces más. Siempre cansado, siempre dolorido, pero sabiendo que hubo una primera vez que descubrí que podía, que era posible llegar. Fue importante darme cuenta que se podía lograr mucho más de lo que imaginaba.

La vida también me enseñó que no todas las metas se logran, pero sí, que es posible intentar y rescatar lo enriquecedor, lo que se puede aprender del camino. Cada trayecto del camino enseña.



Cuando pienso en este asunto del «poder» creo que es un importante ejemplo de poder, ese que te lleva a -, a dar lo mejor de ti, a descubrir esa gran fuerza interior y que, de no ser por una situación adversa o compleja, más o menos difícil, no lograríamos visualizar en su justa dimensión.

Recuerdo, sí, recuerdo una situación adversa. Había estado varios días en coma inducido, con complejas dolencias que estaban atenuadas, solapadas, en su expresión mínima, por efecto de la potente medicación: calmantes para el dolor. Días después de despertar, tenía escaso tono muscular por efecto de los días de postración en la cama. Y debía recuperar ese tono. Había que intentar caminar. Sí… Pero antes había que lograr sentarse, luego estar de pie, y finalmente, dar el paso. A esto le llamé: mi caminata lunar. Días después de los primeros intentos, caminaba por el pasillo y apareció el médico que se hizo cargo de mi recuperación, no el que estaba asignado, sino el que se involucró con su paciente, el que tomó las riendas y luchó por la recuperación del paciente. Me preguntó: “¿Estás caminando? ¡Bien!” Y le respondí: “¿Es lo que hay que hacer no? Levantarse y seguir”.

Esto que comenté antes, estos casos tomados de la vida, simple, de cualquiera, son - creo – la verdadera cuestión. En eso consiste el asunto del poder, ese es el verdadero poder. Ligado esto a la creencia que tengas, a la filosofía que adhieras.

       Pedro Buda 

2022

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...