jueves, 1 de septiembre de 2016

Dos o más palabras... sobre los seres del bosque

Los seres del bosque

Los seres del bosque están en la imaginación, son reales porque habitan en tu mente, en tus sentidos, en tu vida de escritor, en ese mundo que ves al soñar, al escribir, al pensar estas o aquellas líneas que van surgiendo y dejando huellas. 
  Gracias a esta necesidad de escribir, de dejar impresiones, de observar, de ingresar a los mundos de los seres que nos rodean, van surgiendo estas historias, estos proyectos que dicen tanto de la realidad como los informativos, sólo que con otros códigos, con estilos diferentes. 
  Cada escritor nos cuenta sobre ese mundo, algunos con más facilidad que otros desnudan el alma humana, descubren sus paisajes urbanos o de los campos, pero cada uno nos transmite algo de aquello que les rodea, permitiéndonos conocer más este vasto mundo que habitamos y compartimos. 
  Hoy leyendo a un escritor uruguayo disfruté de un mundo que apenas percibo, en ese campo que, algunas veces, visito y tras compartir con sus pobladores un rato de charla, aflora en parte su belleza, su vida, tan distinta a la urbana vida de Montevideo. 
  Esta entrada es simplemente para agradecer a los escritores que nos regalan sus visiones, sus observaciones, su mundo interior para nuestro deleite. Aprendo, cada día, sobre este oficio que me regala o me da, no dinero, pero sí mucho más de lo que creí podría darme. 
  Los seres del bosque, ese que conforman las dendritas, son tan reales como los que la imagen arriba compartida nos ilustra. Existen, están y andan, según nuestra imaginación los guíe. Allí estriba, según lo dijo un reconocido escritor argentino, la diferencia entre el loco y el escritor. Una fina puerta separa a uno del otro, al loco del escritor. Uno puede detener o mover al personaje, el otro no.   Aunque hay quienes afirman que una vez puesta en letras la vida del personaje, adquiere voluntad propia. De eso... nada sé. Pero ciertos personajes, creados por algunos escritores, tienen su lugar en el mundo, y lograron mayor reconocimiento que sus creadores literarios. Ejemplos hay muchos y no vale la pena que yo los nombre. Cada uno conoce algún personaje popular o reconocido. 
  Dejo por aquí estas huellas... Es mi reencuetro con aquellos amables cibernautas, receptores, seguidores que están aquí o más allá de la vuelta de la esquina de esta red de redes. 
Pedro Buda
Septiembre 2016

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...